Clinical Trials Database
This Month's CME & CME News Updates
« PSI | Main | Resúmenes clínicos »
Wednesday
Aug012007

Psicofarmacología y neurociencia

Las imágenes funcionales del cerebro y la psicofarmacología
Dr. Humberto Nicolini

 
Las diferentes técnicas de las imágenes funcionales del cerebro han evolucionado de manera sorprendente en los últi-mos 15 años. Desde la aparición de la radiografía simple de cráneo y el electroencefalograma—técnicas que por más de 100 años fueron las únicas herramientas para ver el cerebro, ya fuera en estructura como en función—hasta la aparición de las computadoras. Esto sucede alrededor de los años setenta, y es cuando empieza la revolución en la exploración del cerebro. En un inicio, la mejor apreciación del cerebro mediante el uso de computadores en las imágenes cerebrales es la tomografía axial computarizada (TAC), la cual evoluciona hacia la reso-nancia magnética nuclear (RMN) y, finalmente, a las técnicas ya no simplemente de apreciación estructural sino de la función cerebral. Dentro de este rubro de técnicas de imágenes fun-cionales están la tomografía por emisión de positrones (TEP,
o PET en inglés), la tomografía por emisión de fotones únicos (TEFU, o en inglés SPECT) y la resonancia magnética funcional (RMNf, o fMRI en inglés), las cuales dan comienzo a la visión del cerebro en plena acción, tanto normal como patológica.

También es necesario mencionar el importante avance de la neurofisiología mediante el electroencefalograma
computarizado y las novedosas técnicas de mapeo cerebral que serán motivo de un artículo posterior. Por otro lado, el avance paralelo en la psicofarmacología ha estado supeditado a las técnicas bioquímicas de medición de metabolitos periféricos para cuantificar el efecto de los psi-cofármacos. La gran limitante era el poder ver, en tiempo real, de qué manera el cerebro interactuaba con los psicofárma-cos, y no sólo de forma inferencial en tejido periférico o no cerebral. La aparición del TEP y la RMNf hacen este sueño realidad, y hoy en día es posible medir la farmacodinamia molecular de los psicofármacos, evaluando la ocupación de los diferentes receptores específicos a dichos medicamentos, directamente en el tejido cerebral de personas sometidas a la ingesta de dichas substancias.

Las imágenes dinámicas del cerebro han abierto un nuevo horizonte de “prueba de hipótesis” a nivel farmacológico, ya que la predicción de la respuesta farmacológica es uno de los campos donde el empleo de las nuevas tecnologías puede ge-nerar un conocimiento clínico inmediato. Para ilustrar esto, citamos el trabajo ya clásico de Kapur y colegas1, el cual, basado en las imágenes de TEP, propone la distinción entre los antipsicóticos típicos y los atípicos. Este trabajo propone que si un antipsicótico es atípico, causando pocos síntomas extra-piramidales, se debe a que ocupa el receptor durante tiempo suficiente para dar una acción antipsicótica y se despega del mismo antes de causar efectos colaterales (como los síntomas extrapiramidales). Esta teoría se propuso en base a la ocupación de receptores dopaminérgicos D2 medidos por el desplazamiento del radioligando raclopride por diferentes antispicóticos, y donde se pudo concluir que el tiempo de unión y desapego del receptor es lo que adecuadamente clasifica a los antispsicóticos como atípicos. Una de las con-secuencias de esta rápida separación es que da lugar a que el receptor se exponga nuevamente a la dopamina natural, antes del siguiente pulso del medicamento. Este poco de dopamina endógena en el sistema nigroestriatal es suficiente para la prevención de los efectos motores colaterales causados por los antipsicóticos. Sin embargo, como este ejemplo, están sur-giendo muchos más en el campo de la psicofarmacología
para padecimientos específicos, tales como la fobia social, la depresión mayor, y el trastorno obsesivo-compulsivo, entre otros.2 En ellos se han podido identificar áreas del cerebro que predicen la respuesta a los antidepresivos inhibidores de la recaptura de la serotonina (como es la actividad metabólica del núcleo caudado). Es más, recientemente se ha demostra-do también por TEP que el placebo puede activar los mismos circuitos cerebrales que los analgésicos.3

Dado que la investigadora que ha generado las contri-buciones más importantes en este campo es latinoamericana, la Dra. Nora Volkow, las adicciones merecen especial aten-ción. Mediante la utilización tanto de TEP como de RMNf, los trabajos de la Dra. Volkow han demostrado la participación de los sistemas dopaminérgicos de recompensa y el daño a largo plazo en diversas adicciones como abuso de metan-fetaminas, cocaína y el comer compulsivamente.
Finalmente, aunque estas tecnologías resultan altamente sofisticadas y costosas en Latinoamérica, no debemos que-darnos al margen de su entendimiento y práctica, ya que éstas constituirán uno de los pilares importantes del sustento teó-rico de la nueva psicofarmacología. 


Bibliografía
1. Kapur S, Seeman P. Does fast dissociation from the dopamine D2 re-
ceptor explain the action of atypical antipsychotics? A new hypothesis.
Am J Psychaitry. 2001;158:360-369.
2. Saxena S, Brody A, Ho M, et al. Differential cerebral metabolic changes with paroxetine treatment of obsessive-compulsive disorder vs. major depression. Arch Gen Psychiatry. 2002;59:250-261.
3. Holden C. Drugs and placebo look alike in the brain. Science. 2002;295:947-948
4. Volkow N, Chang L, Wang G, et al. Association of dopamine transporter reduction with psychomotor impairment in methamphetamine abusers.
Am J Psychiatry. 2001;158:377-382.�

References (3)

References allow you to track sources for this article, as well as articles that were written in response to this article.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>